Lencería Erótica: ¿un Homenaje A La Moda O Una Forma De Seducción? - Archivo De Artículos

Lencería Erótica: ¿un Homenaje A La Moda O Una Forma De Seducción? - Archivo De Artículos
Lencería Erótica: ¿un Homenaje A La Moda O Una Forma De Seducción? - Archivo De Artículos

Vídeo: Lencería Erótica: ¿un Homenaje A La Moda O Una Forma De Seducción? - Archivo De Artículos

Vídeo: Lencería Erótica: ¿un Homenaje A La Moda O Una Forma De Seducción? - Archivo De Artículos
Vídeo: OUTFITS SEXY | LENCERÍA SEXY DE MODA | LA MEJOR LENCERÍA 2023, Diciembre
Anonim
Image
Image

Atrevida y modesta, amable y desafiante, sexy y romántica: toda mujer sueña con esto. Misterioso brillo de ojos, andar volador, sexualidad increíble, vistas fascinantes … Un huracán de deseos e infinitas posibilidades … hombres.

La historia de la lencería como elemento de erotismo que trasciende la funcionalidad se ha ido desarrollando a lo largo de los siglos. Debajo de los quitones y las túnicas, los antiguos romanos usaban cinturones de cuero, estrofas, que enfatizaban el pecho y la cintura. Como parte independiente de la ropa, el corsé ("cuerpo" (francés) - "cuerpo") apareció en el siglo XIV en Francia, más precisamente en Borgoña, y enfatizó la forma del cofre. El patio francés de la época de Luis XIV era un tocador continuo, donde se practicaban las más exquisitas fiestas sexuales. Solo toda la penetrante Inquisición española de mediados del siglo XVI, que dominó Europa, pacificando la carne y la mala moral de la sociedad, encadenó un hermoso cuerpo femenino a un corsé de placas de metal. La feminidad natural regresó solo a mediados del siglo XVII. Francia volvió a ser la fuente de estas tendencias de la moda. La moda europea de estos años es pura provocación y coquetería, ahogada en un cúmulo de trucos y convenciones del disfraz de dama. Es en este momento al que volvemos a referirnos al florecimiento del erotismo, como principal componente de la moda actual. Los franceses experimentados siempre han entendido perfectamente que un cuerpo completamente desnudo es el peor enemigo del sexo creativo. Es inocente e indefenso. Otra cosa es el cuerpo de una mujer en un corsé, que aprieta la cintura y hace que los senos sean altos y exuberantes. Pero la pasión por los corsés ajustados a veces tuvo consecuencias trágicas para la salud de sus dueños. Y antes de que las mujeres finalmente pudieran respirar profundamente, pasó toda una era. Esto sucedió solo gracias al pionero de la moda del siglo XX, Paul Poiret, quien en 1905 propuso un corte de camisa para un vestido de mujer. Aunque se consideraba obligatorio que una mujer decente usara un corsé hasta 1908, el corsé duro de ballena, que había obligado a las mujeres durante más de 500 años, gradualmente pasó de moda. Todo comenzó cuando en 1893 una tal Marie Tuchek también patentó un "soporte de busto". Estaba equipado con copas y estaba destinado a acentuar la forma de un busto natural. En 1903, Gauche Saro, una médica de la Academia Médica de París, cortó el corsé por la mitad. La parte superior se convirtió en sujetador y la parte inferior en cinturón. En 1907, la revista "Vogue" utilizó por primera vez la palabra "sujetador" al describir un sujetador, literalmente, "arnés". Su sinónimo alemán "busto haler" se ha arraigado más en Rusia. En 1914 en Estados Unidos, Mary Phelps Jacobs, una dama de la alta sociedad de Nueva York, presentó la moda "sujetador sin espalda"- literalmente - "Sujetador sin espalda". Cuando su vestido de noche con la espalda descubierta resultó ser incompatible con el ajustado corsé de ballena, Mary, con la ayuda de su doncella, construyó un sostén sin espalda con dos pañuelos y dos cintas.

Image
Image

La emancipación de la mujer, ese juvenil de moda de principios de siglo, puso en primer plano un nuevo estilo de vestir, recto, con cintura baja. Con él comenzó a llevar una camisa corta recta combinada con un sujetador ajustado, aplanando el pecho, pantalones y un cinturón para medias. Entró en uso en 1910 y hasta el día de hoy es un cinturón estrecho al que se cosen ligas para medias. Vale la pena señalar que en el siglo XV, las ligas y las medias, como el propio corsé, eran elementos indispensables del vestuario de los caballeros. Los intentos de las damas medievales de adoptar esta moda a veces terminaban en una hoguera: una liga en la pierna de una mujer se consideraba una marca de identificación secreta de las brujas. Y solo en la era Rococó e Imperio, las mujeres recibieron el derecho legal de usar ligas con hebillas o broches. Las damas elegantes tenían medias de encaje a la moda. En los años 70 del siglo XX, Mary Quant introdujo la moda en las minifaldas. El liguero dejó de usarse casi por completo durante un tiempo, pero a principios de los 80 volvió a ser un artículo popular en la vestimenta de las mujeres. En Rusia, la ropa interior europea apareció durante el reinado de Pedro I y se generalizó entre la nobleza y los funcionarios. La producción de ropa interior en la antigua Rusia se trataba tradicionalmente con gran cuidado. Estaba cosido de batista fina blanca o lino y adornado a mano con los más finos bordados de punto de raso o encaje tejido. Solo a finales del siglo XVIII y principios del XIX aparecieron camisetas interiores reales que se podían lavar y usar durante mucho tiempo. Y a finales del siglo XIX apareció la propia ropa interior femenina, hecha de batista o seda. Además, la ropa interior de color se consideraba un atributo de las cocottes parisinas, y las damas respetables no la usaban.

Image
Image

No menos interesante es la historia de la aparición de pantalones en la ropa de las mujeres. Según la versión oficial, el calzone fue inventado en 1578 por Catalina de Medici. Al montar a caballo, la reina empezó a llevar algo parecido a los pantalones cortos de hombre "culottes", y como era italiana, el nombre parecía italiano. Las mujeres de la gente común y los representantes de la profesión antigua no se restringieron con pantalones, por lo que en 1730, por un decreto especial, la policía francesa obligó a los bailarines de la Ópera a usar faldas cortas: pantalones. Las mini bragas, o bragas, se inventaron a fines del siglo XIX y se generalizaron después de la Primera Guerra Mundial, cuando Coco Chanel creó su pequeño vestido negro. Habiendo comenzado como un componente higiénico y utilitario del traje de una dama, la ropa interior se convirtió rápidamente en un factor estético.sexual y cultural. Y es precisamente al siglo XX que debemos la aparición de formas y materiales revolucionarios, pero ya evidentes para nosotros. Una verdadera bomba sexual estalló el 5 de julio de 1946, cuando la casa de modas Christian Dior, representada por el diseñador Louis Reyard, presentó al público un nuevo modelo de traje de baño con unas reveladoras mini bragas. La reacción pública fue comparable solo a la explosión de la bomba atómica en las Islas Marshall, donde desde 1945 los estadounidenses han realizado pruebas nucleares militares. Es con el nombre de uno de los atolones del archipiélago en el Océano Pacífico, Bikini, que asociamos el modelo de lencería súper abierta, que sentó las bases para una nueva erótica: la máxima apertura del cuerpo femenino. ¡Sí, fue una auténtica bomba atómica en el mundo de la moda lencería! Los hombres solo podían soñar con una revelación tan impactante. ¡Pero no hay límites para el pensamiento del diseñador!En agosto de 1981, Frederic Mellinger lanzó el primer lote de nuevas "braguitas". Durante veinte años han adquirido el sonoro nombre de "tanga" y han hecho una revolución cultural y sexual en el campo de las relaciones humanas.

El siglo XX se dio cuenta del "peligro" de la elegancia y la elegancia femenina. Demasiado elitista, atrevido, alejado de la vida, incompatible con la vida cotidiana. Hoy, en un duro mundo urbanizado, operan complejos códigos de vestimenta que refuerzan los roles y establecen las reglas del juego. Durante siglos, la sociedad se ha planteado la pregunta: "Lencería erótica: ¿un homenaje a la moda o una forma de seducción?" Hoy en día, la lencería no es solo un elemento de moda, sino a veces la base de una imagen. Al mismo tiempo, ya está jugando un nuevo papel: un disfraz para continuar una relación romántica. La moda moderna encarna una nueva mirada al cuerpo femenino: la corona de la belleza de la naturaleza, que está cansada de formas lacónicas y predecibles y se esfuerza por obtener imágenes de fantasía ricamente decoradas. Diseñadores de todo el mundo finalmente han llegado a una conclusión común: la sofisticación y la sexualidad reinan en las pasarelas. Clase alta en lugar de clásicos. La moda actual es sinónimo de sexualidad, por lo que es imposible separar moda y seducción. En este sentido, una mujer ve el cuerpo como un activo fijo y se esfuerza por alcanzar la excelencia a través de la medicina y el fitness. La lencería, respectivamente, debe enfatizar esta idealidad y tener erotismo. Los principios clave de la erotización hoy en día son: un mínimo de tela y costuras, además del uso de materiales inusuales para la ropa interior que disuelven a la mujer en la dicha de la comodidad. A pesar de su economía obvia, la lencería erótica siempre es cara. Esto es comprensible: el pago por el placer es mucho más alto que el costo de la función. Los principios clave de la erotización hoy en día son: un mínimo de tela y costuras, además del uso de materiales inusuales para la ropa interior que disuelven a la mujer en la dicha de la comodidad. A pesar de su economía obvia, la lencería erótica siempre es cara. Esto es comprensible: el pago por el placer es mucho más alto que el costo de la función. Los principios clave de la erotización hoy en día son: un mínimo de tela y costuras, además del uso de materiales inusuales para la ropa interior que disuelven a la mujer en la dicha de la comodidad. A pesar de su economía obvia, la lencería erótica siempre es cara. Esto es comprensible: el pago por el placer es mucho más alto que el costo de la función.

Image
Image

Las telas naturales caras: la seda y la organza, el encaje, los patrones y los bordados son magníficos. Tul plisado, muselina, piqué corsé. Brillo de seda, semitransparencia están de moda. Las tecnologías modernas permiten combinar encajes y diseños impresos, flocado y pulverización de terciopelo. Los diamantes de imitación "Swarovsky" añaden lujo y riqueza, aplicaciones: transferencias, abalorios y bordados con hilos metálicos. Casi todas las colecciones de lencería utilizan silicona, en forma de tirantes transparentes o bordados, con efecto tatuaje, con rellenos de gel de colores y adornados con pedrería. Inserciones, respaldos, refuerzos, gofrados y perforaciones de silicona transparente. Sexualidad extrema: bicicleta, punk, glamour, decadencia. La paleta de colores de la lencería erótica es una mezcla de símbolos y signos convencionales que una persona se dibuja en el subconsciente. Intimidad refinada: una combinación blanca de encaje, bordado y jacquard. Colores intensos de alta costura: violeta y azul cian. Pasión desenfrenada por el rojo. El negro satinado es un símbolo de extravagancia, poder y sexualidad. Intensa intriga con expresivo contraste en blanco y negro. El espíritu hippie es como una nueva sexualidad romántica. Los jeans y el cuero están de moda en lencería. Requerido: mucho color y cuerpo. ¡Vuélvelo loco! La lencería erótica siempre ha sido un arma confiable de las mujeres, revelando hábilmente las partes íntimas del cuerpo, desabrochadas con "un clic". Según una de las encuestas, el 40% de las mujeres a veces se pone esa ropa interior, el 15% casi siempre la usa para una reunión con su amada. Y el 10% de las seductoras usan regularmente esa ropa interior. Los hombres suelen regalar lencería erótica a sus amantes. Para ellos, ese regalo es siempre un símbolo de reconocimiento de la sexualidad de un amigo. Estas lindas sorpresas deleitan y deleitan a una mujer cuando abre un regalo y se lo prueba. La idea principal de estos juegos: la contemplación placentera y el desvestirse metódico lento. Los niños no juegan con muñecas, pero a los hombres adultos a menudo no les importa contar sus enaguas favoritas de Barbie. Los pantalones y los bodys con cordones solo agregarán sabor al atuendo de "múltiples capas". La idea de la reencarnación y el arte natural convierte inesperadamente a una dulce Lolita en una mujer vampiro. La elegancia es inconcebible sin autoestima. Y qué, si no la exquisita lencería sexy, hace que una mujer se sienta como una reina. Todo está impulsado por el juego y, ajustando sus reglas, la mujer se prueba diferentes roles sociales, sin dejar de ser incomprensible.

Maria Smorchkova

Material proporcionado por la revista Fashion

Recomendado: